Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. - Leer más - Ocultar este mensaje

La potencia de una lámpara

Anteriormente, la luminosidad de una fuente de luz se medía en vatios. Hoy en día se mide en lúmenes. La potencia de una lámpara es la cantidad de energía que consume y se mide en W. Pero ¿cuál es la diferencia entre estos dos? Y ¿qué pasa con la energía? ¿Qué luz es que te da una mejor iluminación? ¡En las siguientes líneas encontrarás las respuestas a estas preguntas!

Watt vs. Lumen

La potencia (W) de una lámpara es la cantidad de energía que consume. Los lúmenes nos indican la cantidad de luz que emite una lámpara o bombilla. Es la intensidad de la luz e indica la cantidad de luz que proporciona, mientras que el vatio solo indica el consumo de energía. Por esta razón es mejor buscar el número de lúmenes de una lámpara y no la potencia. Es complicado hacer una relación de lúmenes a vatios ya que depende de la tecnología que usa cada fuente de luz, aún y usar la misma tecnología puede ser que una misma potencia dé diferentes lúmenes. Así que debemos dejar de mirar la potencia para saber qué bombilla da más luz.

¿Qué es el voltaje?

Hay dos tipos de voltajes el bajo y el alto. El voltaje es la tensión eléctrica. Nuestras casas están a 220/230V, ésta es la tensión estándar y lo llamamos alto voltaje. La mayoría de las lámparas funcionan en este voltaje. Sin embargo, hay excepciones, como muchos focos, que funcionan a 12V, este voltaje se llama bajo voltaje.Si deseas convertir una lámpara de alta tensión de CA a bajo voltaje de CA, se necesita un transformador. El transformador convierte la corriente de 230 voltios a 12 voltios. Un ejemplo de un transformador es el adaptador de tu portátil o el cargador de tu teléfono.

Importante: Diferencias entre 12 voltios y 220/230 voltios. Enumeramos las ventajas y desventajas a continuación.

Las ventajas de una lámpara de 12V son que estas lámparas duran más porque funcionan con menos voltaje. También proporcionan una luz más fuerte (blanca), incluso si la lámpara tiene que regularse en intensidad. Una desventaja es que se debe usar un transformador adicional. Una lámpara de 230V también tiene algunas ventajas. En comparación con una lámpara de 12V, no necesita un transformador. El 230V se puede usar para bombillas de bajo consumo.