Hechos sobre focos empotrados

Focos empotrados para el hogar: los focos empotrados se utilizan principalmente como iluminación básica, por ejemplo en la cocina, sala, pasillo o en el dormitorio. Por supuesto, también se pueden usar para otros fines. ¿Cómo organizarlos? ¡Obtén más información a continuación sobre los focos empotrados!

¿Por qué empotrar focos?

Los focos empotrados se instalan en el techo. Gracias a su diseño compacto, pueden integrarse perfectamente en una amplia variedad de estilos de mobiliario y habitaciones y, por lo tanto, sirven como iluminación básica o general. Al mismo tiempo, los focos empotrados se pueden utilizar como iluminación funcional, ya que son los primeros que enciendes cuando llegas a casa o a la oficina, también son ideales para cocina o necesitas estar al ordenador trabajando. Si optas por focos empotrados para el baño: ten en cuenta los valores de IP, ya que el foco debe tener un valor de IP mínimo de IP21.

Otro buen consejo: opta siempre por focos orientables. Son muy populares y con motivo, ya que obtienes una iluminación más flexible y convertible.

Distancia entre focos

Al instalar focos empotrados, generalmente colocas varios focos juntos. A veces puede ser difícil evaluar qué tan lejos deben estar entre ellos para garantizar una iluminación perfecta del área correspondiente. Para esto es importante conocer el ángulo del haz de luz de los focos que se usan. Cuanto más grande sea el haz, mayor será la iluminación. Ejemplo: si un punto tiene un ángulo de haz de luz 10 grados, ilumina un área de aproximadamente 0,5 m². Con un ángulo de haz de 36 grados, se ilumina un área de aproximadamente 1,5 m². Nota: El ángulo del haz de luz requerido también se mide por el propósito de la iluminación y el tamaño total de la habitación.

¿El objetivo? Tiene sentido que necesites más luz en la cocina o en el escritorio que en la sala de estar cerca del sofá. Tienes que decidir cuál es el uso que le quieres dar a los focos. En general, los cálculos se realizan para focos empotrados individuales a una distancia entre 80 y 150 cm.

¡Empieza con la instalación de los focos empotrados y garantiza una buena iluminación básica en el hogar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *